103. Los sucesos de Villa. Arboricidio en un Área Natural Protegida

Este fin de semana, mientras los limeños ocupábamos nuestro tiempo en discernir por quién votar, operarios de la municipalidad de Chorrillos se tiraron abajo el bosquecillo de “molles brasileños” que por tanto tiempo caracterizaron la berma central de la autopista que divide en dos el Refugio de Vida Silvestre Pantanos de Villa. ¿Los recuerda? Estaban al medio de la vía, añosos y verdes, exultantes, una murallita natural que nos hacía sentir que estábamos en un área natural protegida, a punto de dejar la caótica Lima y enfrentarnos al aire libre.

Dentro de unos días las maquinarias del inefable alcalde Miyashiro rellenarán las zanjas de la vía con tierra vegetal y después el grass -que consume a chorros el agua que tanta falta nos hace- transformará el espacio arrebatado a la naturaleza en una suerte de jardín de los Maldini (la familia in de Al fondo hay sitio) que llenará de orgullo –presumo- a sus electores. ¿Y las autoridades del SERNANP?, ¿Dónde estuvieron, sabían del arboricidio que se estaba preparando?. ¿Y los grupos ecológicos que tan tesoneramente trabajan en éste y otros espacios naturales de Lima y alrededores, tenían noticias del estropicio? ¿La alcaldesa de Lima, que habló tanto de protección ecológica y de una ciudad saludable y para todos, habrá estado notificada de la decisión de la comuna chorrillana?

El colmo, verdaderamente el colmo. Lo increíble del caso es que el arboricidio que se acaba de cometer ha sido perpetrado dentro de lo linderos de una de las tantas ANPs del sistema a cargo del SERNANP, institución que se bate en defender la intangibilidad de las áreas bajo su jurisdicción en zonas altamente sensibles como Madre de Dios pero que no dice mucho cuando se trata de defender los fueros de los espacios a la vuelta de la esquina de una ciudad cercada por la contaminación, la explosión demográfica y las pandemias mil. El Refugio de Vida Silvestre Pantanos de Villa fue creado en el 2009 sobre un área de 263,27 ha, precisamente para conservar una muestra representativa de los pantanos del Desierto Pacífico Subtropical, incluyendo muestras vegetales así como la avifauna migratoria y residente con algún grado de amenaza. No para que se convierta, de la noche a la mañana y por decisión edilicia, en un jardín decorado por los burócratas de una oficina municipal que creen que la belleza de un área silvestre se mide en metros cuadrados de grass comprado en un vivero de la vecindad.

Que el alcalde Miyashiro no esté al tanto de que Pantanos de Villa es un sitio RAMSAR, bueno y pase, pero que sus ideas de progreso se impongan sobre el criterio científico de los responsables del área a cargo del MINAM es un sinsentido de marca mayor que no terminamos de entender. Lo razonable, lo que espero se dé en estos días de fárrago post electoral es una respuesta pronta (y una toma de decisión apropiada) de las autoridades competentes y, desde luego, un repliegue de la municipalidad de Chorrillos: un reconocimiento público del error cometido. Y que los mismos operarios que destruyeron el bosque de molles que todos los días admirábamos, se dediquen a sembrar de nuevo una columna de árboles que, al verlos crecer, haga que olvidemos tremenda falta de respeto. Más de cien árboles destruidos en nombre de una visión del ornato público que deberíamos erradicar. Lima es una ciudad en el desierto, El Cairo o Piura, no estamos para jardincitos que, tarde o temprano, serán tragados por la realidad.

Segunda batalla…

Lo he comentado al interior de un combativo grupo de trabajo que viene debatiendo con propiedad una serie de temas ambientales y en el que solemos encontrarnos Lucho Alfaro, jefe del SERNANP y yo: la tala de molles en Pantanos de Villa que denuncié en este mismo espacio la semana pasada, ha sido de total responsabilidad de PROHVILLA, la institución encargada de gerenciar el área natural. De PROHVILLA, en primer lugar pero sobre todo del SERNANP, organismo técnico especializado del Ministerio del Ambiente responsable, entre otras cosas, de dirigir el Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas del Estado (SINANPE).

Esa es la realidad. Sin embargo y ante la evidencia de los hechos consumados, no nos queda otra salida que confiar en el compromiso asumido por el SERNANP de “implementar, con la Municipalidad de Chorrillos, la ejecución de un proyecto de reforestación del área afectada diseñado con el más alto rigor técnico”. Complicada responsabilidad la que asumen Daniel Valle, Anna Zucchetti, director y presidente de PROHVILLA, y el propio Lucho Alfaro. Y lo digo no en el afán de echar por tierra las reconocidas competencias de los aludidos, profesionales en sus campos de la más alta valía y a los que conocemos y respetamos por su probidad y hoja de vida. No, lo digo porque desconfío, como ciudadano afincado en Chorrillos, de la capacidad técnica y operativa de un municipio que solo ha demostrado respeto por el caballazo y la prepotencia a la hora de ejecutar obras en los espacios de todos. Ejemplo a la vista: la destrucción del Malecón Pazos.

Tendrán que bregar mucho, estoy seguro, para erradicar del esteticismo municipal el criterio tan cuestionable de que las bermas, todas, deben ser cubiertas por grass americano, palmeritas sin ton ni son y cadenas de fierro protectoras. La avenida Prolongación Defensores del Morro (ex Prolongación Huaylas), precisamente donde se produjo el arboricidio, muestra en la zona próxima al Refugio de Vida Silvestre Pantanos de Villa, un jardín rebosante de verde que define un gusto que, estoy seguro, es el que la Municipalidad de Chorrillos va a querer imponer. Con el aplauso de la comuna, me imagino.

Obviamente, estoy hablando de conjeturas, de sucesos que todavía no han ocurrido; contagiado seguramente por el mismo ánimo que ha empezado a inundar la discusión pública a propósito de las dos candidaturas a la presidencia en campaña. Ojalá sea esa moda.

Anuncios

Publicado el septiembre 19, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: