102. Vicente Santuc, un adelantado

Fue un hombre bueno, lo sé. Hace un par de años lo busqué para pedirle un favor personal que supo cumplir a cabalidad. Mi familia, desde entonces, lo tuvo como un compañero a la distancia. Un amigo a quien podíamos recurrir en cualquier momento por un consejo o una sonrisa abierta. Hoy, tres días después de su inexplicable partida, lo hemos empezado a echar de menos. Vicente Santuc, miliciano del porvenir, adelantado del futuro, nos acaba de dejar, silencioso como solía ser, sin habernos advertido lo difícil que iba a ser acomodarnos a su ausencia.

Nuestra amistad tuvo más  de afinidades mutuas que de lejanías en el tiempo. Lo conocí en  el 2005, no hace mucho, en el  campus de la universidad Antonio Ruiz de Montoya, el territorio liberado  de los lugares comunes que supo construir con la misma convicción de galeote con que solía convocar a los tuvieron la suerte de rodearlo para seguir sus cuitas de profesor  de idealismo. Fue su intuición de fervoroso creyente en el desarrollo de los pueblos del interior de nuestra patria, patria  que por cierto hizo suya desde su llegada al Perú a inicios de la década del setenta, lo que hizo que nos conociéramos. Vicente  nos reunió a Rafo León, Lydia García, Cecilia Raffo y a mí para  entusiasmarnos con el sueño de una facultad de turismo en la UARM que pudiera constituirse en afinada herramienta de combate  contra la pobreza extrema, las inequidades sociales, la falta de  hojas de ruta singulares para abatir el subdesarrollo (material  y mental) en nuestro adolorido territorio.

Nos reunimos varias veces  en su oficina de Pueblo Libre (repleta de búhos en miniatura y  libros de filosofía que solía leer y repasar con absoluta heterodoxia) para hablar de turismo y desarrollo, de futuro y de  escaleritas sólidas para tomar el cielo por asalto, de todo. Vicente fue un alma absolutamente juvenil, un adolescente tierno  con ganas de sacarle la vuelta a las convecciones y de armar revueltas. Nos contagió su fe inquebrantable en lo por venir y como quien no quiere la cosa me fue convenciendo de a pocos –gracias a su indudable carisma y modales de alquimista- para que asumiera el reto de dirigir el diplomado en Gestión e Innovación del Turismo de la Ruiz de Montoya y los demás escenarios  académicos que dicha responsabilidad suponía. Hermoso encargo y  maravillosa cercanía, largo tiempo de complicidades mutuas.

Con Vicente Santuc a la cabeza, la ilusión del turismo sostenible en la Ruiz de Montoya  creció como la espuma y en poco tiempo la universidad se convirtió en la meca del pensamiento crítico en cuanto a turismo alternativo al convencional se refiere y las sinapsis con el ambientalismo-conservacionismo-parquismo peruano prosperaron como nunca antes. Por el campus de la Ruiz aparecieron rostros  nuevos para enarbolar banderas de cambio y de movilización académica: Antonio Brack, Carlos Ponce (otra alma buena que se  fue dejándonos sin su estela de bonhomía y sensatez), Gustavo   Suárez de Freitas, Carlos Loret de Mola, Pedro Solano, el mismo Rafo y una lista insobornable de figuras prominentes del desarrollo que andamos preconizando con tantos apuros.

Fue el artífice de congresos, conferencias, seminarios, foros de trabajo que posicionaron a la universidad en terrenos que antes no había  frecuentado y lo terminaron de convencer (me imagino) para dar  el atrevido paso hacia la consolidación definitiva de la universidad jesuita. Vicente no se arredró y dirigió con sus  dotes de alarife la tarea del crecimiento institucional que muchos de nosotros alentamos pensando siempre en una universidad  plural, democrática, humanista, abierta al cambio y dedicada a  la formación de seres humanos buenos, optimistas, dinámicos. A  eso se dedicó durante los últimos años, justamente los mismos que marcaron mi alejamiento de la universidad en busca de otros caminos, de nuevas rutas para seguir creciendo. No nos vimos  mucho, lo sé; sin embargo, su amistad siguió siendo un insumo guardé con celo, que trate de atesorar con entusiasmo por su carácter vitamínico y tan puro como la mirada  de prójimo atento, caritativo y ubicuo que lo caracterizó mientras fue uno de nosotros. Te vamos extrañar mucho, maestro.

Buen viaje…

Anuncios

Publicado el abril 29, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Recién leo estas líneas, querido Wili. Qué acertadas y reconfortantes. Vicente significó, para muchos de nosotros, un cable a tierra familiar y una fuente de cariño infinito. Gracias por compartir esto. Un abrazote,
    Elsie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: