89. Un minuto de silencio por Mario de Coll

Ha muerto Mario de Col, un hombre íntegro, un hombre bueno, un amante de la amazonía y su gente, un defensor del bosque y sus criaturas. Un italiano febrilmente enamorado de estas tierras que durante los años que duró su permanencia en nuestro país creyó en sus posibilidades y se enroló en las más titánicas tareas, una de ellas, la más recordada en nuestro sector, el proyecto Rumbo al Dorado, en la Reserva Nacional Pacaya-Samiria, iniciativa que Green Life, la institución conservacionista que dirigió, llevó a cabo en asociación con Pro Naturaleza y las comunidades de Yarina, Manco Cápac y Veinte de Enero.
 

Mario fue un miliciano del desarrollo sostenible, en los últimos años impulsó la creación del Ecoparque Munichis, una experiencia singular de manejo de los recursos naturales en la cuenca del río Paranapura, en las proximidades de Yurimaguas. Su magisterio ha sido inmenso y su contribución al entendimiento de la problemática amazónica nadie discute.
 
Hace unos días, en el contexto de la feria Exhibe de Mincetur, en Barranco, me encontré con Toña Alván, su compañera y traté de enviarle mis saludos, mi renovado afecto. Supongo que mis consideraciones  no le llegaron a tiempo, el destino hizo lo suyo y Mario partió a la eternidad sin mayores aspavientos, calmado, y desde el mismo escenario donde fructificaron sus sueños,  en la Reserva Nacional Pacaya-Samiria, el ecosistema que él amó como nadie. Buen amigo, inquieto constructor de quimeras, lo recordaremos siempre y trataremos de ser fieles a su ideario. Descansa en paz, compañero.
 
UN PAR DE CARTAS QUE COMPARTO CON USTEDES      
 
16 de agosto de 2010
Señor Reaño, director de Viajeros, fui amigo personal de Mario de Col, me dolió mucho su partida, soy periodista, trabajé con él en la ciudad de Yurimaguas, en Loreto; recuerdo haber caminado junto a él y visitado el atractivo centro poblado Munichis y disfrutar del ambiente ecológico de un restaurante que construyó en convenio con la municipalidad provincial de Alto Amazonas. Era un buen tipo, un extranjero que amaba mucho el Perú y su naturaleza. Ahora vivo en Tarapoto, él me hablaba siempre de la revista Viajeros y me dijo, que algún día conversaría con usted para poder escribir algo de la belleza de San Martín, sus lugares atractivos y todo lo que tiene para el deleite de los miles de sus lectores. muchas gracias, quedo de usted, muy atentamente.
 
Antonio Rojas Ramírez
rojasramirez5@hotmail.com
 
Mario de Col fue un hombre amable que creía en sus ideales. El de Munichis, en la cuenca del Paranapura, Alto Amazonas, fue uno de los últimos proyectos de los que le escuché hablar: con cuanta ilusión me refirió los avances que venían alcanzando los jóvenes y mujeres del Centro Poblado Menor de Munichis, en el distrito de Yurimaguas, asociados a un programa que Green Life, su institución, venía implementando y que tenía como objetivo principalísimo la generación de econegocios capaces de contribuir a mitigar la deforestación, generar empleos dignos e incentivar un tipo de turismo recreativo, local, interior, en el que creemos desde hace tanto tiempo. Un hombre amable al que le gustaba armar sociedades. No pude visitar Munichis, digamos que fue una invitación que quedó trunca, en el aire; una invitación que algún día, como homenaje al amigo que nos ha tomado la delantera, vamos a cumplir. Mario amó intensamente los bosques de San Martín y Loreto, a ellos les dedicó sus andanzas de tantos años y también sus desvelos. Es tarea nuestra, ahora, perseguir esos mismos ideales, intentar convertir la amazonía en ese ecosistema capaz de generar bienestar para sus pobladores sin socavar el futuro…Vamos comunicarnos pronto, estimado lector, hay que seguir la ruta trazada por nuestro común amigo.
 
6 de agosto de 2010
Hola Wili, te escribo para agradecerte el artículo que escribiste sobre mi papá, describiste lo que el hizo que fue tan importante y significativo para tanta gente. Estamos muy agradecidos por todas las lindas palabras. Estamos en contacto.
Saludos,
Paloma y Toña

Paloma de Col
pdecol@gmail.com
 
Estimada Paloma: Tu padre fue un hombre apasionado y magnífico; tuve la suerte de compartir ilusiones y de escucharlo horas de horas, en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, donde solía invitarlo para que les hable a los alumnos del Diplomado de Turismo Sostenible sobre desarrollo y futuro. De desarrollo y futuro bien concebido, de progreso en una de las regiones más fascinantes y convulsas del planeta, la amazonía peruana. Su deceso nos deja a todos huérfanos de ideas, un poco más solos que antes, perdidos entre tantos problemas por resolver. Sin embargo, habrá siempre un momento para recordarlo –fumador empedernido- lleno de planes, terco en sus empeños, lúcido y soñador. Aventurero loco y cazador de fantasías. Un verdadero profeta de los nuevos tiempos. Saludos para ti y mucha fuerza, un beso enorme para Toña y toda mi solidaridad. Qué Mario los acompañe, siempre.

Anuncios

Publicado el agosto 28, 2010 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Conoci a Mario de Col en iquitos en el año 2000 , cuando trabaja en el Diario La Republica como Contador, tuve una gran simpatia con el por cuanto siempre tenia ideas de proyectos que pudieran lograr los pobladores al cual su organizacion apoyaba , siempre en bien de la naturaleza y el desarrollo de la region amazonica. el dia de hoy al llamar a su casa por cosas del destino me contesta su esposa y me informa de su inesperada partida , me senti mal al saber que un gran hombre como Mario dejo este mundo ….Descaza en Paz Amigo Mario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: