85. Un mar de dudas

 Comparto las preocupaciones de Bruno Monteferri esbozadas en un artículo publicado en Actualidad Ambiental, el muy bien elaborado boletín noticioso de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA) que  hemos colgado en la edición de soloparaviajeros.pe para La Mula. Monteferri afirma una verdad insoslayable: nunca antes como ahora se habían otorgado tantos lotes para hidrocarburos dentro de nuestro dominio marítimo, aproximadamente el diez por ciento de su superficie total. La voracidad de los que vienen alentando desde el gobierno nacional la lotización del espacio marino del Perú no tiene límites y en materia de uso (y abuso) del mar de todos, su accionar es doblemente peligroso debido a la poca presencia de una adecuada institucionalidad ambiental capaz de fiscalizar el accionar de la transnacionales que vienen operando principalmente en el norte del territorio nacional.
 
A diferencia de la Amazonía, son poquísimas las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en nuestro mar. Y no es casual que solo sean tres las áreas naturales protegidas de un sistema nacional que tiene más de sesenta. Señalémoslas: la Reserva Nacional de Paracas, el Sistema de Islas y Puntas Guaneras y la Zona Reservada de San Fernando. Ni una más. Qué paradójico, el mar peruano, riquísimo y despensa de futuro (a pesar del “anchovetismo” y la pesca desmedida), así lo confirman todos los reportes científicos que hemos leído, es un sumidero de carbono tan importante como el que generan los bosques que aún sobreviven en los flancos cordilleranos y los que ocupan las 60 millones de hectáreas que nos quedan de fabulosa Amazonía.
 
Sin embargo, el olvido es el común denominador cuando se trata del mar peruano y la sinrazón en el manejo de sus recursos, el pan de cada día. Urge una campaña nacional que ponga en la agenda pública el tema de este grandioso ecosistema y que se constituyan de inmediato los equipos técnicos, a nivel local, regional y nacional, que sean capaces de visibilizar primero y luego solucionar, problemas de larga data. Uno de ellos, el uso del mar peruano como vertedero universal de los desechos de las grandes ciudades y poblaciones de toda laya. Otro, lo acabamos de mencionar, la pesca desmedida y sin control que sigue dándose a pesar del IMARPE y el sentido común. Que el próximo Día Mundial de los Océanos, 8 de junio de 2011, encuentre al Perú de pie en defensa de su pedazo de océano, con más ONGs en la brega, un Estado menos inmediatista y una colectividad dispuesta a defender hasta el final lo que es un derecho de todos: vivir al lado de un mar lleno de vida. Como antaño.

Buen viaje…

Anuncios

Publicado el junio 24, 2010 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: