79. La Ruta del Loncco Arequipeño

(Mirador  de Yanahuara, Arequipa) Innovar, en turismo, resulta el verbo clave. En turismo y en cualquier otro  oficio que esté atento a la generación de nuevos productos. O a mejorarlos para que sigan vivos. Innovar: introducir novedades o alterar una realidad cualquiera con el afán de hacerla mejor, más desarrollada. En Arequipa, mientras nos dirigíamos al Colca, conocimos a José Lombardi, antropólogo y “arequipeñista” tacneño que dirige desde hace varios años El Taller, una muy activa ONG local que está al frente de un consorcio interinstitucional dedicado a rescatar la identidad regional para promover desarrollo. Fabuloso.

Characatos de Arequipa
De niños aprendimos que a los arequipeños se les debía llamar, con cariño, characatos. Bonita expresión que aludía a campiña, picanterías, revoluciones y miradas recias de caballeros de sombreros de ala ancha y rasgos mestizos. Lo characato resultaba consustancial a lo arequipeño, como el carácter convulso de sus hijos amamantados por la fuerza del Misti. Fatalmente con la urbanización de la ciudad y  el traslado  de lo rural (en el imaginario compartido) al Colca o a otros confines -Cotahuasi o la campiña de Majes- lo characato se fue diluyendo al compás de una puneñización de la población departamental que definió, al toque, un nuevo mestizaje.
 
Raíces del hombre arequipeño
Entonces Arequipa, la ciudad digo, se transformó en una “villa” colonial y los rezagos de un hispanismo que a duras penas sobrevivía se impuso para salvarla de la perdición. O de la amenaza chola. Arequipa se convirtió en Santa Catalina, en sus casonas de blanco sillar y susurros virreinales, en Caima y Yanahuara. Las picanterías dejaron su lugar a una dulcería preñada de mazapanes y chocolates de indudable buena calidad. El rumor del Chili, los aromas de sus huertas y huertos se fueron diluyendo dramáticamente.  Lo characato entró en extinción…
 
Una feliz iniciativa
Precisamente para evitar la desaparición de esa “especie”, un grupo de instituciones y municipalidades locales se ha consorciado para salvar una ruta cultural, la que conforma la  cuenca regulada del río Chili, utilizando un nombre típicamente characato, La Ruta del Loncco. Como lo atestigua el propio Lombardi en el libro “La Ruta del Loncco, raíces del hombre arequipeño”, de los estudiosos Jorge Bedregal y Américo Martínez, “el vocablo loncco, además de hacer mención al hombre mestizo del campo, trata de connotar la antigua relación del hombre arequipeño con la tierra, el agua y el paisaje (…) El loncco hace referencia al origen andino y al carácter mestizo del poblador arequipeño”. Andino y mestizo. Lo colonial, en suma, como parte y no como todo de un proceso cultural antiguo y definido por lo local. Lo loncco como metáfora de lo characato de los viejos tiempos y también de los nuevos.
 
Por la ruta del Loncco arequipeño
La ruta tiene como eje el conjunto de los pueblos que van desde Sabandía a Polobaya, integrando las campiñas de Socabaya y Paucarpata, extendiéndose a Chiguata y al Santuario de Chapi. En sus linderos encontramos pueblos tradicionales como Characato, Mollebaya, Yarabamba, Pocsi y Quequeña. Y andenes, comidas típicas, peleas de toros, petroglifos, iglesias coloniales, testimonios por todas partes de lo loncco.
 
Rutas culturales
Interesante la idea de las rutas culturales, como la del pisco que algunos productores del aguardiente peruano no hace mucho implementaron en los valles del sur de Lima. Como dice el logrado libro sobre La Ruta del Loncco que nos envío José Lombardi, “hablar de rutas implica la búsqueda de integradores comunes de diversos espacios, como componentes temporales (específicamente históricos y culturales), continuidades económicas, ecológicas, étnicas y sociales; además de redes viales que permiten un diseño practico que implique la definición de “territorio”, y un  camino que posibilite su circulación, el que llamamos ruta”. Vamos a recorrer la zona pronto. Se trata, finalmente, de un producto cultural (y turístico) innovador. Y necesario en el afán compartido de ir generando territorios geográficos con identidad propia. (Guillermo Reaño)

Anuncios

Publicado el diciembre 14, 2009 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Arequipa es un lugar lleno de riquezas ancestrales y culturales que valen la pena tener que viajar para conocerlas todas.
    A esta grandiosa ciudad también se le conoce como Ciudad Blanca ya que cuando los turistas extranjeros la visitan, una de las primeras impresiones que se llevan, es lo blanca que son las paredes de sus edificios más importantes y antiguos.
    Muy grata experiencia la que relatas, saludos!

  2. Estimado Guillermo,
    Leo con mucho interés tu artículo sobre Arequipa y “La ruta del Loncco”. La ruta del Loncco que al parecer está relacionada no sólo a la tierra sino también a un tipo de planta que hay en las serranías de Arequipa y Moquegua (es una larga historia) es también la ruta de un idioma ancestral utilizado por la cultura tiahuanaco, la lengua puquina. Los últimos hablantes de la lengua puquina vivieron en esos poblados : Socabaya, Polobaya, Tiabaya, entre otros, que al final terminaron por un lado a quechuizarse y por el otro a hispanizarse.
    Prometo escribir un artículo relacionado al tema, en mi blog Diarios en bicicleta. La historia de Arequipa es más interesante de lo que creemos y sabemos. Y me encanta la iniciativa de promocionar la ruta del Loncco, aunque según mi opinión se le podría añadir muchos más elementos.
    Saludos desde Holanda,
    Susana

  3. Loncco, proviene de la lengua aymara, significa”grueso” (duro), denominando asi a los pobladores del campo, que trabajan en labores agricolas y de pastoreo. La llamada “Ruta del Loncco”, solo es un slogan en publicidad, mas no un proyecto integral de desarrollo, menos de Turismo. Ejm. falta informacion, distancias, donde comer?, donde alojarse?..y el asunto de los baños en las casas de Sogay (Yarabamba), preguntando a una Sra. de la zona, pues aun usan los silos, para sus necesidades, y teniendo casas hospedaje, pues no pueden atender a turistas. Entiendo que el publireportaje de revisa viajeros jamas podria tocar estos temas.

  4. Alain Dueñas

    Estimado Guillermo, Saludos cordiales, debo aclararte que estas un poco fuera de foco, cuando afirmas que mis criticas a Fernando Vera son por cuestiones políticas. Falso, mas bien, deberías saber que por favores políticos se nombró a la pasa ministra Mercedez Araoz en Mincetur, quien a su vez, lleva a Cecilia Raffo como asesora de despacho, quien tambien contrató a Fernando Vera (persona no grata por algunas comunidades de Isla Amantani), entonces es politico, y no por meritos, no me vengas a decir que por que siguió el Diplomado en tu universidad jesuita, tiene un nivel extraordinario, y que el tal Vera es un profesional a carta cabal, o “peso pesado”, jeje, por favor, ya estamos mayorcitos para autopublicitarnos, que paso amigo, controla tu ego pues. Que tengas un lindo dia.

  5. En mi opinion, podria dcir que en Arequipa hay muchos lugares turisticos, campestres, y la Ruta del Loncco es una maravilla ya que recorremos Sogay, Queqeña, Sabandía , Characato…!
    Graciiaz =)

  6. Lindo, Lindo, liiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiindo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: