21. Un par de preguntas sobre el Plan Maestro de Machu Picchu (II)

(Paracas) El debate sobre el Santuario Histórico de Machu Picchu debe ser amplio y no debe dejar de lado a ninguno de los actores comprometidos en su gestión.  Si es que no se abren los caminos del diálogo, como es vox populi, integrando al gremio de empresarios cusqueños que laboran dentro del sector en la discusión de las políticas que pretenden implementar, el Plan Maestro habrá nacido muerto. De verdad.

En la última entrega de esta columna, decíamos que las dos instituciones que han sido las responsables del manejo del Santuario Histórico Machu Picchu, el INC y el INRENA, no han sabido reconocer autocríticamente errores en su trabajo institucional; por el contrario, solo han tenido ojos para ver las fallas en el llamado turismo de aventura y las contradicciones  de los operadores del servicio del tren y afines. Los que desde hace años venimos bregando por un manejo sensato del capital turístico esperábamos que ambas instituciones asumieran responsabilidades y se pusieran de acuerdo en compartir la gestión de Machu Picchu (y también de las otras áreas bajo su responsabilidad) con  otros actores. La experiencia nos confirma dolorosamente que el Estado no puede darse abasto para proteger los inmensos patrimonios culturales y naturales que atesoramos los peruanos. Solo dos guardaparques están a cargo de cuidar las más de tres mil quinientas hectáreas de bosques de intimpas y pastizales en el Santuario Nacional de Ampay, a media hora de la bulliciosa ciudad de Abancay. Ni qué decir del número de trabajadores asignados para hacer lo mismo en el Qhapac Ñan, el camino inca de más de veinticinco mil kilómetros de extensión que debiera ser el verdadero ícono del turismo y la cultura nacionales y que a la fecha se encuentra en el más vil de todos los abandonos. Esa es la realidad, el Estado que hemos creado es inoperante, carece de una estructura eficiente, no hace mucho y quiere abarcarlo todo.

Sin embargo, cuando sus funcionarios son fiscalizados (y, sobre todo, apoyados) por la sociedad civil, el asunto cambia de tono y se pueden obtener beneficios para todos. Un ejemplo básico de esta conjunción de intereses, en el terreno de la cultura, podemos encontrarlo en Lambayeque, donde Walter Alva, con ingenio y mucho tesón, logró transformar miles de años de historia en capital para el futuro. El Museo Tumbas Reales de Sipán es un monumento vivo de cuánto podemos hacer si agilizamos las discusiones y entendemos que los consensos son claves para construir desarrollo. Otro: el trabajo que CIMA-Cordillera Azul, una oenege conservacionista, viene realizando en el Parque Nacional Cordillera Azul, inmensa área natural protegida en los departamentos/regiones de Loreto, Huanuco, San Martín y Amazonas.  Donde no llega bien el Estado (el INC o el INRENA) las voluntades deben sumarse para crear sociedades. Nadie debe irrogarse el papel de las conducciones supremas. Ese paradigma ha sido dejado de lado por Occidente.

Pregunta número 2
Frente a lo anterior ¿qué papel va a cumplir el empresariado en el turismo del futuro?

Para los que hemos hecho una lectura detallada del Plan Maestro (¿lo habrá leído el Dr. Lumbreras, sabrá de su peso específico el presidente Toledo?) los principales instigadores del caos en el Santuario aparentemente son los empresarios turísticos ligados al turismo de aventura. Ellos han construido un enclave cuasi minero donde los trabajadores –léase, porteadores- son tratados como esclavos y conducidos en un tren que no reúne las condiciones humanas de transporte básicas. Para los firmantes del plan de marras, los empresarios turísticos son la quintaesencia del mal, ellos solo tienen interés en engrosar sus arcas y destruir toda posibilidad de cogestión y trabajo compartido. Esa mirada del empresario turístico es escandalosa. No sirve para construir una visión de futuro.

El Camino Inca a Machu Picchu y el boom del turismo a la Ciudadela Inca, lo vamos a decir de una vez, han sido posible solamente gracias al empresario privado. Ellos “inventaron” la ruta, así como antes se dieron el trabajo de crear el Inti Raymi, la bandera del Tawantinsuyo y tantas otras fiestas que han contribuido a crear la ilusión del turismo, esa industria del ocio que nos puede seguir deparando divisas y desarrollo y que los burócratas del INC-Inrena vilipendian y consideran baladí, torpe, innecesaria. Antinacional.

Los empresarios turísticos, los mismos que siguen invirtiendo en infraestructura y servicios en Cusco y el Valle Sagrado de los Incas; algunos pequeños como Leoni Lange, en Rumichaca y otros grandes como Juan Stoessel mandamás de la cadena Casa Andina, se han jugado el pellejo en los momentos más duros para el sector. Ellos, y miles más, no vivían de un salario estatal cuando el turismo se vino a pique como consecuencia del cólera, la guerra interna y el descontrol social de los noventa. Ellos no se arredraron frente al Apocalipsis, cerraron filas como grupo y supieron enfrentar el drama de la quiebra con entereza y, como lo ha reconocido la opinión pública, tuvieron el coraje necesario para constituirse en el último bastión de la sociedad civil frente a quienes planeaban la destrucción total del patrimonio cultural y natural de la Nación. Son ellos los interesados en que Machu Picchu ( y los demás tesoros que guardamos) no colapsen y se gestione su uso  sosteniblemente. Por culpa de unos cuantos bribones (que existen al amparo de la inoperancia legal) no se puede estigmatizar a un sector vital y comprometido con el desarrollo del turismo.

Debemos entender que es necesario abrir el debate para que todos los actores sociales digan lo que tienen que decir. En eso consiste la idea del trabajo participativo. Y en ese contexto, el empresario privado ligado al turismo de aventura tiene mucho qué decir…y, también, mucho que explicar.

Anuncios

Publicado el septiembre 3, 2008 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: