50. Tareas para el año que recién empieza

(En la casita de Franco y Marlis, en Lamay, valle del Urubamba, Cusco, 25 de enero de 2007) A Valentina le gusta hablar de sus nuevas amiguitas de Lamay; a Mateo, en cambio, solo le interesa lanzar la pelota sobre los girasoles que han crecido al lado del corral de los patos, frente al almacén donde papá Franco cuenta los pomos de miel de abeja que deberán comercializarse con los tejidos que las comunidades de las zonas altas del valle han empezado a vender en los locales de Cusco y Ollanta de la Casa Ecológica, la marca de productos tradicionales que hace algún tiempito inventó para vencer el tedio y convocar a los creyentes a la causa de la autosuficiencia. En Lamay todo huele a huerta y sueños por cumplirse. A quinua ecológica y vapores de yacón. Pilón ladra y los dos gatos que nacieron en esta quebrada llena de buenos vecinos, brincan y parecen no agotarse nunca. Aquí, en esta otra esquina del mundo, Valentina y Mateo, Franco y mamá Marlis, no me cabe ninguna duda, son dueños de sus pasos, pasos firmes sobre una tierra buena y prodigiosa. Al lado del Urubamba y del futuro.

….

Made y Rubén han empezado a despedirse de los invitados a su boda. La iglesia de San Francisco, la que ha resistido firme los embates que desde hace siglos enfrenta en esta ciudad el taitacha de los Temblores, parece un ser mitológico a punto de sucumbir a un descomunal asombro. Y motivos hay suficientes: esta noche los amigos de Rubén, ataviados con los trajes típicos de los buenos danzantes de Paucartambo, decidieron asaltar el templo para entregarle a los convocados a la ceremonia nupcial la magia que brota de los enmascarados de la Virgen del Carmen y no ha habido forma de impedir la comunión de amistad y fe de tan formidable grupo de traviesos. Madeleine es de Urubamba, Rubén, de tierras más calidas, Quillabamba y aunque al decir de Fernando y Manuel, amigos del contrayente, el amor de los dos nuevos esposos nació en Choquequirao, no hay duda de que la mamacha del Carmen ha sabido mover muy bien sus buenas artes. Las evidencias son muchas, es tiempo de creer.

….

Tony de Ugarte, el gran Tony de Ugarte, avanza con cuidado de la mano de dos de sus nietos entre una rebelión de creyentes en los buenos tiempos (a pesar de las malas noticias). Son las doce de la noche del 31 de diciembre en la Plaza Mayor del Cusco y miles de personas corren y festejan alrededor de sus cuatro calles. La multitud ha tomado por asalto la plaza y el carnaval ha adelantado sus días. Cusco es Ámsterdam, Nueva York o Paris. La gente se abraza, baila, se agita. Las bombardas y los cohetones revientan por todos lados y la noticia del año nuevo para todos sacude los corazones de los que dejaron atrás la cena de la media noche para enredarse en los pliegues de un torrente enorme que no sabe de nacionalidades ni de edades. Nada se asemeja al Cusco. La ciudad entera tiene muchos motivos para celebrar…

Han pasado los días, y el año que ha empezado a caminar avanza rápido. ¿Cuál es la agenda para este nuevo episodio, qué nuevos temas deberíamos abordar?

No quiero ser pesimista, además no hay motivos para serlo. Sin embargo, creo, sobre todo ahora que empieza un nuevo año, que algunas campañas que empezamos a mover como colectivo deben reactivarse o van terminar por morir de inanición. Por eso propongo trabajar una agenda mínima para el 2007:

Objetivo 1: Salvar San Fernando
San Fernando no es solamente San Fernando. La península que le da nombre a escenario tan intenso es el punto nodal en el que convergen otros ecosistemas tampoco se agotan en este sitio paradigmático. Por eso es que debemos incluir en la discusión sobre la zona en cuestión los argumentos que demuestren que el área a conservar excede las cerca de 500 hectáreas rematadas -a la mala- por Pro Inversión. Si eso logramos, y el Gobierno Regional de Ica se hace del pleito, ganaríamos para la causa de la conservación y la ciencia una superficie enorme, de abundante biodiversidad donde los estudiosos podrían ocuparse de la investigación de los hábitats marino-costeros que perviven en la zona reorientando además una política que rescate los circuitos de migración de los guanacos altoandinos. Hay que hilvanar intereses y trabajar para que se cree una zona de protección y se reorganice el uso territorial de este distrito de importancia geoestratégica en la región Ica. Si así procedemos la lucha por San Fernando habrá sido la correcta.

Objetivo 2: Echar a andar Cordillera Escalera
Confío mucho en César Villanueva, el nuevo presidente regional de San Martín; es un hombre forjado en la lucha descentralista y con una profunda vocación conservacionista. Meses atrás conversamos en Tarapoto sobre la necesidad imperiosa de echar a andar el Área de Conservación Regional Cordillera Escalera, el ANP que las fuerzas vivas de la región contribuyeron a conquistar a fines del 2005. Urge entonces construir el Plan Maestro que le dé vida real y que imponga las condiciones de uso del ACR antes que los vivos de siempre destruyan este escenario tan importante para la provisión de los servicios ambientales que la región entera necesita. Hay demasiados indicios que nos llevan a pensar que no estamos siendo capaces de ponernos de acuerdo en algo tan elemental.

Objetivo 3: Sacar adelante la ley de creación del sistema de protección sobre las islas y puntas guaneras
Tenemos que empujar de buena manera una campaña mediática/política para que el Ejecutivo dicte las normas legales que faltan para que se active el sistema de protección sobre las islas y puntas guaneras que desde hace varios años ONGs conservacionistas y gente interesada como la bióloga Patricia Majluf vienen trabajando. Resulta un despropósito que solo sea Paracas la única zona marina-costera protegida, máxime si aceptamos que nuestro mar muere de inanición y pesca descontrolada. Esta es una lucha que debería encontrarnos, como movimiento, más sólidos que nunca.

Objetivo 4: Crear el Área de Conservación Regional Albufera El Paraíso
Nosotros nos involucramos en una campaña de protección del humedal de Paraíso y, felizmente, otras organizaciones hicieron suya la propuesta. Paraíso es un observatorio (pero sobre todo un refugio) de aves sin paragón en la costa central peruana; lamentablemente, nadie ha hecho mucho por crear los vallados legales que impidan que el crecimiento demográfico de Huacho lo aplaste para siempre. En esa zona del norte de Lima podríamos fundar experienias de turismo sostenible y cuidado ambiental progresitas y altamente educativas para una población, la del norte de nuestra megalópolis, tan dinánica y creciente. Un ACR no solamente salvaría de la destrucción al hábitat sino que serviriía también para fortalecer el sistema regional de ANP. En ese camino debemos perseverar todo el año.

Objetibo 5: Buscar una solución apropiada para el tema maderero
Es importantísimo, vital, cerrar filas a favor del buen uso de nuestra riqueza forestal y la construcción de una institucionalidad que nos permita proteger tan decisivo recurso natural. La tala ilegal, la agricultura migratoria, la obsesión nacional por las carreteras, la producción de coca, la inapropiada quema y roza del bosque, los cultivos para biocumbustibles y otras pandemias ligadas a este problema ambiental y social de repercusiones planetarias deberían ingresar de inmediato a la agenda política nacional. Es urgente proteger nuestros bosques y prepararnos para dos de los grandes negocios que tenemos por delante: el maderero -certificación de por medio y el que va a significar para nosotros el comercio ligado al”secuestro” del carbono. Lo hemos dicho repetidas veces: en un mundo urgido por provisiones nuevas de oxígeno y captura de los grandes volúmenes carbono que conribuyen a calentar el clima global, nuestra Amazonía y también nuestro océano rico en procesos de oxigenación, constituyen un activo de incalculables proporciones que debemos preservar. Y lo estamos destruyendo de manera veloz. Hay que frenar ese despropósito suicida.

Objetivo 6: Entender que los cultivos de coca no son rentables ambientalmente
La monserga de proteger los cultivos tradicionales de la coca, so pretexto de conservar un intangible cultural de dudoso valor nos ha llevado a una situación límite. Desde hace varios meses el colectivo ciudadano Quiero a mi país sin coca ilegal nos viene demostrando los cuantiosos daños ambientales que produce este millonario negocio. Sin embargo, la producción de coca ha crecido exponencialmente, devastando grandes extensiones de tierras y poniendo en jaque la seguridad ciudadana en vastas zonas del país. La coca que se produce en nuestro país va mayoritariamente al narcotráfico y se cultiva también dentro de las Áreas Naturales Protegidas pervirtiendo la naturaleza misma de su creación y alterando brutalmente los ciclos biológicos que se intentan salvar. Es un espanto. Lamentablemente el problema de la coca se afronta policialmente, sin ningún respaldo cívico. Conclusión: la grita cocalera se ha consolidado y como dice el exministro Rospigliosi amenaza con copar en los próximos años, si no se actúa eficientemente, todos los espacios donde se toman las decisiones. Hay que decirlo de una vez: la coca, al menos el negocio que se ha instalado en el Perú a partir de esta planta de uso milenario, destruye los ambientes naturales que queremos proteger y golpea duramente las poblaciones que deberían vivir de lo que producen legalmente sus bosques y ecosistemas naturales.

Objetivo 7: Consolidar los objetivos de creación de las Áreas Naturales Protegidas
Si no hallamos los fundamentos para demostrar que las ANPs son un decisivo aporte para el futuro y pueden ser rentables en la actualidad para mejorar las economías locales, tan empobrecidas por la crisis económica de ahora y de antes, el sistema de protección colapsará irremediablemente…para beneplácito de los que alientan su desmoronamiento en la medida que éste les significa réditos valiosos para la obtención de sus beneficios particulares. Así de sencillo. La tarea es enorme: las ANPs nos son bien vistas en algunas zonas donde las voces en su contra han crecido por acción de los vivos de siempre y la inacción de quienes debieron velar por su eficiencia ambiental y social. Urge promocionar sus éxitos, es necesario involucrarnos en la consolidación de los objetivos que motivaron la creación de cada una de ellas. Es imprescindible alentar las propuestas de manejo que instituciones serias como la SPDA vienen activando. No podemos dejar a la buena de Dios todo lo que en materia de ANPs hemos caminado como colectivo. Sería un  regalo a la barbarie.

Anuncios

Publicado el septiembre 3, 2008 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: