36. Minería y turismo en el Callejón de Conchucos

(San Marcos,24 de abril de 2006) Aprovechando el feriado largo por Semana Santa volví al callejón de Conchucos, en Ancash, para entender un poco más el por qué de las tensiones sociales que produce la minería en la región y, de paso, tomarle el pulso al turismo, otra de las actividades económicas puestas en cuestión por los habitantes de la cuenca del Mosna, el río que describió Julio C. Tello durante los días del “descubrimiento” de Chavín. Lo primero que puedo afirmar sobre esta nueva incursión -había estado por aquí en julio del año pasado- es que el mejor verde de la sierra peruana es el de abril. Los campos exudan vitalidad, los cielos, su azulísima prestancia y la tierra su vientre enorme que empieza a ser removido para la siembra anual. Qué maravilla. Lo he dicho antes, el callejón de Conchucos guarda enormes posibilidades para renovar el turismo en la alicaída cordillera Blanca.

A pesar de esa promesa, los habitantes de la cuenca, ahora sí, parecen hartos de Antamina. Claro, abril ha sido tiempo de elecciones y en el interior la ola nacionalista se ha mostrado más fuerte porque avanza cargada de exclusiones flagrantes que tienen la impronta del centralismo limeño. Humala barrió en Conchucos y en su prédica local Lima es la cabeza de la Hidra y la minera canadiense su tentáculo más abusivo. Todos los grupos en puja por llegar al poder -incluido Unidad Nacional- han exigido la revisión del contrato que se firmó durante el fujimorato o la inclusión en la agenda del tema de las sobreganancias.

Paradójico, mientras la crítica al modelo de desarrollo regional ha ganado el espacio público, nadie discute el paradero de las  remesas de dinero que por concepto del canon se han enviado a las regiones. La República comenta que los trasvases en este sentido crecieron en un dos mil por ciento del 2000 hasta la fecha (y que el gobierno transferirá 490 millones de soles en los próximos días a Ancash por concepto del mencionado canon). Lo que se ha trasladado al interior del país es, no cabe duda, el mayor cargamento de soles del que se tenga noticias en casi doscientos años de vida republicana. En épocas de inequidades abusivas que se traducen en que la mitad de la población peruana vive bajo estándares de pobreza y pobreza extrema, la minería ha sido capaz, indudablemente debido al alza de los precios en el mercado mundial, de generar dividendos inmensos. No pretendo ocultar sus desatinos y desatenciones sociales.

En el Perú la minería -no toda, obviamente- viene generando problemas ambientales y culturales gravísimos. Pero, como en cualquier otra actividad humana, estos asuntos tienen, por lo general, dos vías. Por una transita el gran capital, normalmente avaro y esquilmador; por otra, la sociedad civil, extremadamente miope con respecto a las tremendas oportunidades de desarrollo que puede aportar la inversión privada en zonas donde otros paradigmas económicos hace mucho que no producen dividendos notables. Esa es la verdad, Antamina en Conchucos puede ser motor de impulso y progreso social, su eficacia en generarlos, no debe radicar en el trabajo de sus ejecutivos (casi todos, por cierto, limeños o cuando no, extranjeros) sino en la labor que deben cumplir las autoridades políticas, los líderes locales, la ciudadanía en su conjunto. Es necesario cambiar de visión. No debemos entendernos como ese mendigo que se molesta y patea la mesa cuando los mendrugos que le lanzan ya no satisfacen el hambre acumulado. Debemos definirnos como socios, como necesaria contraparte, de una inversión millonaria que tiene que darse respetando niveles de sostenibilidad apropiados. 

Sospecho que los precios del zinc y del cobre seguirán subiendo. El Comercio ha mencionado en su edición de ayer que el cobre alcanzó un máximo histórico de US$ 3,1405 por libra, alza generada por la demanda mundial y por problemas laborales en las minas mexicanas. Sospecho, también, que el canon minero crecerá y que la región de Ancash (como la de Cajamarca) se verá tremendamente beneficiadas. Tendríamos que exigir eficacia y transparencia a sus autoridades legítimamente elegidas, porque de lo contrario seríamos cómplices de un despilfarro que debe parar. En Conchucos la desesperanza de su población ha crecido exponencialmente. En un clima de desasosiego y enemigos por todos lados, el turismo no puede sembrar semillas. Lo vimos en el Conchucos Tambo Trek, también en Chavín: en el primero, el hotel que administran Rainforest Expeditions y Explorandes, la ocupabilidad al tope era entendida en San Marcos como “nuevas ganancias para Antamina”. En el segundo, el Castillo Chavín, la poca inversión en inventiva de sus trabajadores y burócratas no acaban y con relación a lo que dije el año pasado sigue siendo inverosímiles. Por tanto, los visitantes nos fuimos pensando en la crisis del Estado, la poca visión de los grupos de poder en la zona (Antamina, dixit) y la ausencia de liderazgos. No puede ser que año tras año, el sitio preinca más espectacular que tenemos en pie los peruanos siga tan abandonado. En estas condiciones hay que ser muy valientes, o muy ingenuos, para planear en retorno. Sin embargo, en el pueblo de Chavín los negocios vinculados al turismo se han multiplicado y la buena gente que los atiende siguen esperando la llegada de los buenos tiempos. Otra paradoja.
Buen viaje…

Anuncios

Publicado el septiembre 3, 2008 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Pretty nice post. I just stumbled upon your blog and wished to say that I have really enjoyed browsing your blog posts.
    In any case I will be subscribing to your rss feed and I hope
    you write again very soon!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: