40. Lobos de río del departamento de Madre de Dios

(Ica,19 de junio de 2006 ) Me voy a permitir ser un poco cursi. De vez en cuando llegan a mi mesa de trabajo algunos libros que me cambian la vida porque logran mostrarme visiones mucho más contundentes sobre algunas de las ideas que acompañan mi prédica y que suelo defender con tanta pasión. Cuando me tropiezo con trabajos así, me conmuevo hasta las lágrimas; de verdad, no estoy exagerando. Esta singular epifanía personal me ha vuelto a ocurrir a propósito de la lectura del libro que han puesto en circulación Jessica Groenendijk y Frank Hajek, Lobos de río de Madre de Dios, magnífico retablo sobre los afanes y vicisitudes de un par de investigadores perdidos bajo el dosel de la exuberante selva sudamericana.

Jessica y Frank son esposos, tienen dos hijos pequeños y desde hace algunos años trabajan para la Sociedad Zoológica de Francfort, una de las instituciones conservacionistas más importantes del planeta. Desde su ingreso a la cuenca del Madre de Dios, en 1998, no han hecho otra cosa que dedicarse al estudio de los lobos de río (Pteronura brasilensis), elusiva especie del bosque tropical que, al decir de John Terborgh, representa el modelo más exitoso de conservación y cuidado ambiental en la región amazónica peruana. Conozco desde hace buen tiempo a Frank, nos hemos tropezado varias veces en eventos científicos y he sido editor de dos artículos suyos publicados en Rumbos y en Viajeros. He sido, por tanto, testigo de excepción de su lucha sin cuartel por la especie que estuvo en peligro de extinción antes de la creación del Parque Nacional del Manu y que en la actualidad ha recuperado sus poblaciones y alienta esperanzas.


Hay especies animales cuya sola presencia en un área determinada arroja pautas definitivas sobre el estado de salud de sus ecosistemas. En el bosque seco de Chaparrí, las pavas aliblancas o los recientemente reintroducidos osos de anteojo actúan como bioindicadores de su buen estado. En el lago de Junín, el zambullidor del lago cumple similar función; en las aguas espumosas de los ríos alto andinos, esta tarea la lleva a cabo el pato de los torrentes. En la cuenca del río Madre de Dios, la especie que define la salud de sus bosques adyacentes es la de los lobos de río o nutrias gigantes, una de las trece especies de nutrias que existen en el mundo. La nuestra, la del río Madre de Dios y afluentes más característicos, suele medir entre 1,5 y 2 m y, por lo general, se encuentra en grupos muy compactos en cochas o cuerpos de agua estables. Consumidor voraz de peces, los lobos de río tienen muy pocos depredadores entre sus congéneres animales. Solo el hombre, cuándo no, lo acecha con su obstinación y abusiva presencia. Los datos dan cuenta de que entre 1940 y 1960, la especie estuvo a punto de ser extinguida debido al incremento del comercio de su piel. Se dice que llegaron a exportarse, durante esos años de insensateces y poco respeto por las criaturas del bosque, 24 mil pieles de nutrias gigantes. Precisamente fueron las denuncias y afanes de los investigadores Celestino Kalinowski e Ian Grimwood los que apresuraron la creación del Manu, en 1973 y, por ende, el inicio de la recuperación de la especie. Decía que el trabajo de Groenendijk-Hajek es notable porque nos muestra con trazos firmes (y fotos impactantes) la importancia de los lobos de río en los delicados sistemas de vida del Madre de Dios. Pero su trascendencia real radica en la naturaleza misma de la propuesta editorial: lanzar al circuito no especializado un manual de conservación que muestre en toda su magnitud el trabajo de campo que dos investigadores de la naturaleza vienen realizando en nuestro país…y que debe imitarse. Rara avis en una producción editorial, la nuestra, dedicada las más de las veces a la presentación de estudios especializados o, lo más lamentable todavía, interesada solamente en reseñar obviedades y libros de poca valía.
Parece demasiado duro, pero así es. En nuestro país el trabajo científico muchas veces solo sirve para agrandar el ego de los que habitan gabinetes exuberantes o cenáculos intelectuales que poco saben de los problemas que se debe afrontar en el Perú del interior. Lobos de río de Madre de Dios, transita por otra senda. Digamos que se trata de un curso magistral sobre conservación de especies amenazadas dictado (escrito, debería decir) con la calidez de quien desea sembrar la semilla que debe germinar en el ánimo de quienes quieren salvar otras especies y zonas de vida. Ojalá que el ejemplo cunda y que muy pronto tengamos al alcance de la mano libros como éste, narrando las peripecias que pasan los que tercamente se esmeran en conservar criaturas como las mencionadas pava aliblanca y oso de anteojos, pero también águilas arpías, guacamayos, taricayas y tantas poblaciones en peligro de extinción. El reto es serio. Como comunidad conservacionista debemos seguir  periscopeando (como los lobos de río en sus cochas y cursos de agua) en la maraña de los problemas ambientales que tenemos, para encontrar las soluciones integrales y sostenidas que nos permitan seguir creyendo en el futuro. Como dicen Jessica y Frank, los peligros para esta especie bandera, para este hermoso bioindicador de la calidad de nuestros bosques amazónicos siguen allí, invictos. Y son: 1. la expansión de la actividad minera en la cuenca del Madre de Dios y sus zonas contiguas; 2. la extracción de gas y petróleo en las áreas protegidas y 3. la inminente pavimentación de la carretera interoceánica entre Brasil y Perú. Qué horror.


Por último, el libro debería ser de obligada lectura para los que se han animado en invertir en turismo de naturaleza, no solamente en la Amazonía sino también en las demás regiones de nuestro vasto territorio. Jessica y Frank creen fervientemente en el ecoturismo y otras formas amistosas de viajar por los bosques tropicales. Ellos mismos lo han hecho y el resultado es un libro-escuela que los va a emocionar hasta las lágrimas.
Buen viaje…

Anuncios

Publicado el septiembre 3, 2008 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: