43. De regreso del INKAFEST 2006. Noticias de Huaraz

(Ticapampa, Ancash,21 de agosto de 2006) El segundo Festival Internacional de Cine de Montaña y Deportes de Aventura, INKAFEST 2006, fue todo un éxito. No nos queda ninguna duda. Y no solo por la calidad de las películas presentadas- que fueron variadas y de muy buen registro fílmico- sino por el marco que lució el auditorio del Montrek Pub durante los tres días que duró el certamen: un lleno total. Iván Canturín, el organizador del Inkafest nos lo dijo el último día, “la asistencia superó las expectativas iniciales, más de ochocientas personas ingresaron a la sala para ver cine especializado”. En una ciudad como Huaraz, tan típicamente peruana, sin salas de cine y con una vida cultural tibia, por decir lo menos, que un festival como éste logre cuajar, no solo es un buen síntoma sino una señal que debemos recoger: la verdadera descentralización de nuestro país es también una descentralización de ideas y buenas iniciativas. Ver en un mismo espacio -en este caso, una simple sala de cine- a visitantes extranjeros compartiendo emociones con chicos y chicas de Huaraz, así como a trajinados guías de montaña de rasgos andinos reconocer algunas rutas de reglamento y disfrutarlas con alemanes y españoles de paso por la Cordillera Blanca, resulta una maravilla, casi el sueño de un país reconciliado y con la autoestima al tope.

Llegué a Huaraz en la mañanita del sábado 12, así que solo pude apreciar las películas que se exhibieron el último día, las que no pude ver las podré gozar en el colegio Los Reyes Rojos, este 24, 25 y 26 de agosto durante la primera fecha del Tour Nacional Inkafest 2006. A mí me gustó en particular Light of the Himalaya, del estadounidense Michel Brown, la película más votada por el público que describe las vicisitudes de un equipo médico, altruista y montañista, que llega a los Himalayas en el marco de una campaña gratuita para operar a ancianos y menesterosos de cataratas a los ojos, un mal bastante frecuente en una región donde la luz solar se estrella contra las nieves perpetuas produciendo estropicios oculares entre la población local. También me parecieron buenas la loca propuesta del equipo sudafricano que ascendió el pico de San Valentín, en el extremo chileno y la película alemana sobre los curanderos de Kallawaya, en el altiplano de Bolivia. Ni qué decir del documental sobre Américo Tordoya, el ícono del montañismo huaracino trágica y tempranamente desaparecido en el sur de nuestro continente. Este corto, proyectado poco antes de que el jurado emitiera su fallo, emocionó a todos y puso la cuota de localismo en un festival que no supo de tonos nacionales y fue, sobre todo, un tributo a esa patria sin fronteras que constituyen las montañas de todo el planeta. Huaraz fue una fiesta y la vivimos a lo grande.

Jorge Vignati, el cameraman peruano y compañero de aventuras de Werner Herzog y Mick Jagger, fue el encargado de anunciar la película ganadora del festival, Farther than the eye can see, también de Michel Brown. El film, lo dice el resumen que aparece en la página oficial del festival (
www.inkafest.com), captura la emoción, humor y drama del ascenso al Everest del escalador ciego Eric Waihenmayer. Ya lo dije, no la pude ver, espero hacerlo durante los días de la fecha limeña del Inkafest. En suma, pasé un fin de semana viendo cine y hablando de montaña. Por supuesto que gozando también de la satisfacción por el trabajo cumplido de mis amigos de esta tierra inquieta y generosa al pie del cielo: Luzmila La Puente, del Piccolo Ristorante; Doris Sotelo, de la Municipalidad Provincial de Huaraz; Mónica Alpaca, de minera Barrick Misquichilca; Benjamín Morales Arnao, del Instituto Nacional de Cultura; Beto Sotelo, de la agencia Montrek. Buena por ellos, son los propios actores locales los que deben poner el empeño (el pecho podríamos decirlo) para seguir desarrollando iniciativas como ésta. Durante la encerrona de reglamento que precedió a la premiación del evento, con Iván Canturín y Germán Chávez, de Andex Perú, empezamos a trazar el borrador del próximo Inkafest, el del 2007. Vignati dio más ideas para seguir creciendo, Augusto Ortega se sumó al festejo y Pedro Noguchi asintió. Los tres tienen motivos para creer en el Inkafest, los tres fueron los jurados en un festival que tuvo en todos los participantes a sus verdaderos ganadores. Larga vida al Inkafest.
Buen viaje…

En el barrio de José Olaya, Huaraz
Huaraz me ha parecido siempre una ciudad fea, desordenada, desbordada. Que me perdonen mis amigos huaracinos, pero es la verdad. Claro, todos sabemos que la nueva urbe se levantó apuradamente sobre los escombros que dejó el terremoto de mayo de 1970 y que no hubo tiempo para la planificación (o la necesaria restauración). Dicen los mayores que la antigua Huaraz era una villa hermosa, saturada de huertas y callejas estrechas, con gente amable y sin apuros. Algo de esa postal tan llena de vivaces reminiscencias es posible apreciar todavía en el Barrio de José Olaya, testimonio en pie de la rica historia de la capital del Callejón de Huaylas. ¡Qué maravilloso descubrimiento, que sorpresa!. Con Luis Beingolea, Anna Cartagena y Jorge Mandujano, del equipo de Viajeros, recorrimos las tres o cuatro cuadras del barrio más acrisolado de Huaraz, conversamos con algunos de sus moradores (gusto de conocerla, Doña Alicia Díaz) y nos enteramos por ellos que todos los domingos improvisan una feria de comida tradicional que se ha convertido en la favorita de los visitantes y en una oportunidad siempre bienvenida de juntar unos solcitos para reforzar la economía familiar. El paseo al Barrio de José Olaya se inicia en la Alameda Grau, en el Barrio de San Francisco. Allí se ubica, desde su fundación en 1828, el histórico colegio La Libertad; también una regia colección de viejas casonas. Me comentó Doña Alicia, profesora jubilada, que el municipio ha desarrollado un city tour que muestra los encantos de ambos barrios y demuestra que es posible conservar patrimonio cuando los beneficios de tal empeño son tangibles para la población. El Barrio de José Olaya es una luz en medio del caos que la modernidad andina ha empezado a generar por todas partes. Es necesario mirar con atención este modelo de recuperación de identidades y replicarlo en Ayacucho, Obrajillo, Concepción, Cajamarca…Hemos quedado en volver pronto. Así será.

El ecoparque Munichis, otra buena noticia
El conservacionista Mario de Col ha hecho circular una pequeña nota por internet invitándonos a ingresar a la página web que acaban de implementar para informar de los éxitos de esta propuesta de ecoturismo y desarrollo social en la cuenca del Paranapura, en Yurimaguas. Me emociona saber que Mario -y su aguerrida Green Lifesiguen en pie de lucha para derrotar a quienes quieren hacer de la Amazonía un campo propicio para sus andanzas y correrías. La propuesta del ecoparque Munichis se basa en el trabajo compartido y las ganas de cambiar el mundo. Con fondos de la cooperación internacional y el apoyo del Municipio Provincial de Alto Amazonas, comuneros de esta apartada región de Loreto han construido una propuesta ecoturística que debería empezar a ser considerada por los planificadores de los nuevos circuitos turísticos en la zona. Se lo merecen. Los interesados en conocer más sobre esta valiosa propuesta pueden ingresar a
www.ecoparque-munichis.org

SOS en Cotahuasi
Me preocupa la denuncia que hace en Viajeros Online Vlado Soto, de la agencia Colca Trek, sobre la destrucción de los hermosos cactus de Rosario Pampa y Judío Pampa, en las inmediaciones de la catarata de Sipia, en el Cañón de Cotahuasi, Arequipa. No solo porque se trata de una formación vegetal antigua y noble, sino porque tamaño estropicio llevado a cabo por los comuneros de Huanuca, tira por los suelos, literalmente, años de esfuerzos con convertir este atractivo en uno de los productos más renovados y bellos del circuito turístico de Arequipa. ¿Sabrán de esto mis amigos James Posso y Marcio Ruiz? Les he escrito, estoy a la espera de su opinión para iniciar, ojalá a tiempo, una campaña que ponga coto a tanta ligereza.

Seminario sobre ANPs en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya
El Diplomado de Innovación y Gestión en Turismo de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya y la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA) han unido esfuerzos para organizar el seminario Fronteras del Futuro: las Áreas Naturales Protegidas en la encrucijada, evento académico coordinado por Guillermo Reaño y Pedro Solano. Cerca del quince por ciento del territorio del Perú ha sido incluido en el sistema nacional de áreas protegidas debido a su importancia en la renovación de los ciclos naturales y su impresionante biodiversidad. En un mundo cada vez más impactado por los cambios producidos por la industrialización y el acelerado crecimiento demográfico, las áreas naturales protegidas constituyen una esperanza para el futuro y un valor económico que debería beneficiar a las poblaciones de sus entornos. Informes: Universidad Antonio Ruiz de Montoya -Av. Paso de los Andes 970, Pueblo Libre. Teléfono: 424-5322 anexo 100 o escribiendo a
edelgado@uarm.edu.pe

Con los muchachos de Motoviajeros
El sábado pasado acompañamos a Javier Carvallo, del Olé Bar, en la recepción que le diera en su local de San Isidro a los muchachos de Motoviajeros, escuadrón de deportistas que han hecho de viajar por el Perú una afición que merece nuestro aplauso y público reconocimiento. Hace algunos meses comenté en esta columna lo apropiado que resultaban las motos para recorrer los caminos de nuestro país. Bueno, Iván Guerrero, de Motoviajeros, hace mucho que lo ha constatado; casi no hay paisaje nuestro que no haya sido transitado por este loco de la aventura motorizada. Javier Carvallo e Iván Guerrero se tomaron el tiempo para reunir a más de sesenta motoviajeros para realizar un corto raid a Cieneguilla que terminó en una amena reunión –ceviche y chelas incluidas- en el cómodo local del Bar Olé. Los interesados en contactarse con el grupo lo pueden hacer ingresando a:

http://espanol.groups.yahoo.com/group/motoviajeros_peru/

Ya salió Viajeros 18
Ya está en circulación la última edición, la 18, de la revista Viajeros. Reseño brevemente los temas principales de este número de temporada alta: un reportaje de Rosendo Maqui sobre el Cañón de Cotahuasi y el Valle de los Volcanes, en Arequipa; una crónica mía sobre la Expedición Caminos de Orellana que la OTCA convocó en junio pasado en su intento por redescubrir la ruta náutica del Napo y el Amazonas. En la sección internacional, Viajeros trae un notable reportaje gráfico de Walter Wust sobre las Torres del Paine y Wendy Rojas presenta esta vez dos trabajos periodísticos: una ascensión por el apu Pariacaca y un bonito artículo sobre la catarata de Gotca, en Amazonas. Julio Escalante pasó unos días en el refugio de montaña Konchucos Tambo y nos trajo una nota que habla de la belleza escénica de esta notable experiencia capitaneada por la gente de Rainforest Expeditions y Explorandes. En suma, un número dedicado a celebrar la montaña en toda su extensión y trascendencia. Para envíos a los lugares donde no llega la revista, escribir a
viajeros@speedy.com.pe o llamar al 2430299.

Anuncios

Publicado el septiembre 3, 2008 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: