9. Cuidado con la regiones

El inicio del  proceso de regionalización responde a un llamado largamente postergado desde el interior del país insistiendo por una nueva relación entre centro y periferia. Eso es meridianamente claro. El Estado nacional, antes y ahora, no logró jamás implementar las políticas adecuadas que hicieran  posible la integración real de sus pueblos y provincias en la búsqueda de entregarles las herramientas necesarias para su desarrollo social y económico.

 

Por eso es que las demandas sociales que bullen en el interior del país  pueden ser el detonante, sino se logra manejar el tema con cuidado y audacia, de conflictos mayores y problemas sin solución. Ya vimos un poco de ello durante las jornadas de Arequipa, el año pasado, y en la asonada “antiambientalista” de Puerto Maldonado, también en el 2002. En ambos eventos, el desborde popular tiró por los suelos las buenas intenciones de nuestros gobernantes de turno, mostrando no solamente las huellas de ese divorcio estructural entre el país profundo y el oficial, sino también los niveles contenidos de violencia que subyacen en el sustrato nacional.

 

Eso es una evidencia. Los tiempos no son los mejores para el consenso y la discusión alturada. Diez años de fujimorismo y más de doscientos de expectativas frustradas han contribuido a enturbiar de manera superlativa el panorama político nacional. Y en ese mar proceloso, de pugnas y conflictos ancestrales, la idea de entregarle a los gobiernos regionales el cuidado y la gestión de las áreas naturales protegidas es doblemente peligroso. Primero, porque no sabemos de la capacidad de las autoridades elegidas para gobernar cada una de las regiones y, segundo, porque tal cometido le compete a un ente nacional, más macro que micro, de indudable consistencia científica y mirada global. No a un jerarca local o una asamblea de líderes en busca del voto popular.

 

No se puede en asuntos superestructurales imponer recetas autonomistas. No es lo mismo la representación local que el gobierno nacional. En este asunto, como en otros, urge definiciones, concertadas ciertamente, que organicen el todo, lo general. No lo particular. Y en esto hay que ser claros para no caer en confusiones. Hemos defendido en todo momento la iniciativa cívica de entregarle a las comunidades locales el dominio sobre sus recursos; eso es claro en Chaparrí o en el bosque de Zárate. Allí los comuneros reclaman con razón lo que por historia y compromiso les corresponde; por ello es que  la ley contempla una administración de base bajo supervisión de los organismos responsables.

 

En el otro modelo, ¿podría el Inrena, el organismo responsable de supervisar el adecuado manejo de las áreas protegidas,  lidiar con éxito con presidentes regionales de la talla –y astucia- de Rafael Ríos López (a) “Pihuicho”, líder de la asonada violentista de Puerto Maldonado y vocero de los extractores informales de madera de su región?, ¿serían capaces los burócratas de Inrena de poner en vereda a dirigentes fajados en la más rancia tradición asambleística como la huanuqueña Luzmila Temple o el loretano Robinson Rivadeneyra?. Difícil imaginar un escenario donde prime la sensatez y el manejo científico. Por ello es que saludamos la decisión de dejar en suspenso el articulado que proponía la entrega   de las zonas reservadas a las recientemente creados gobiernos regionales. Primero que demuestren buen criterio, capacidad de negociación y moralidad a prueba de balas. Después, que se vuelva a abrir el debate.

Anuncios

Publicado el septiembre 3, 2008 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. muy bien me saque 10 en geografia es muy importante muchas felicidades deberian de abrir mas paginas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: